miércoles, 2 de junio de 2010

Cuando te dejas la vida en un abrazo


Es un abrazo normal. Pero sabes que esos pocos segundos son los únicos que vas a tener para decirle muchas cosas sin que escuche el mundo entero. Para poder decirte a tí misma que ha sido tuyo, aunque solo sean unos efímeros segundos. Por eso, cuando se produce el abrazo, aprietas los brazos contra su cuerpo, intentando escuchar sus pensamientos, rebobinando miles de ideas mientras aspiras su aroma.


¿Habrá sentido él lo mismo?

2 cosas que decir:

Ariana dijo...

Un buen abrazo es de las mejores cosas que hay. Creo que es mucho más difícil dar un abrazo que dar un beso, o almenos lo es para mí.

Me alegro por ese abrazo ;)

Y sí, seguro que él también tuvo esa sensación... ¿Verdad?

Besos!!

FaNy dijo...

Claro que lo sintió, esas cosas se transmiten y más por la piel...
Muchos besos!