martes, 16 de agosto de 2011

Las arruguitas de tus ojos


Ya no me acordaba, pero las arruguitas que tienes a los lados de los ojos, son muy graciosas. Ahora que te miro un poco más, podría decir que son preciosas. O son tus ojos verdes, que hacen bonito a cualquiera. Tenía tu voz grabada, ¡es tan personal! Aunque no te pega con tu cara. Cuatro años después y sigo pensando que tienes voz de señor. Y actitud de señor también, a pesar de ser un jovenzuelo. Las usuarias más mayores se quedaban sorprendidas al encontrar, tras tus pantalones bermudas y tus camisetas de grupos alternativos, a un hombre tan educado y atento. Ahora mismo, la señora de la limpieza está comentando esto mismo.

Tú dices que apenas he cambiado, que sigo igual de “flaca”, y lo acompañas de un apretoncito a mi antebrazo. Con la mano fija en el mismo lugar, me cuentas que has creado una empresa de formación junto a un socio aquí en Barcelona, que has venido a hacer “negocios” con mi jefe. Miro a mi jefe, justo a nuestro lado, e intento comunicarme con él telepáticamente. No funciona. Me sigues contando que has hecho estos últimos años, de forma un poco rápida y atropellada. Mi jefe mira el reloj, no le interesa nuestro reencuentro porque tiene prisa. Diriges tu postura hacia la puerta de su despacho, sin dejar de mirarme y sonreír. Por unos segundos me siento esa niña tímida y asustadiza que te escuchaba con la boca abierta. Casi dentro del despacho me dices que tenemos que ponernos al día. Con una cerveza, “o dos” apuntas en voz baja.


1 cosas que decir:

FaNy dijo...

Uy me da muy buena impresión Lucas!me parece que va a ser alguien importante para ti.
Me alegra que hayas podido olvidar "otras cosas" que no avanzaban y solo te hacían sufrir, ojala yo pudiera!
Un beso, fany.